EXPLORARMI BIBLIOTECAREVISTAS
CATEGORÍAS
    DESTACADOS
    EXPLORARMI BIBLIOTECA
    HABITAR LA MEMORIA
    El hotel boutique Juana Bautista fusiona lo mejor de la arquitectura colonial con el diseño mexicano contemporáneo.

    El hotel boutique Juana Bautista se encuentra en un edificio histórico en Tlaquepaque, Jalisco. Fue restaurado por Grupo Mitote, mientras que el interiorismo estuvo a cargo de la firma Carlos y Pablo, quienes colaboraron con la mayor cantidad posible de fabricantes y creativos nacionales.

    El color fue uno de los puntos de partida para desarrollar la identidad y el carácter de los espacios. Además, buscaron que cada una de las siete habitaciones que conforman al hotel emitiera una sensación distinta.

    Pocas experiencias son comparables con la emoción de caminar por las joyas arquitectónicas de otras eras, las cuales permanecen como recuerdo de la historia que forjó la belleza de México. Imagina hospedarte en una de ellas, la cual, además, fue repensada para concebir un hotel boutique de sofisticación atemporal. Juana Bautista es un lujoso alojamiento situado en una finca colonial del siglo XVI, catalogada como patrimonio de Tlaquepaque, en Jalisco, por haber sido el lugar en el que el 12 de junio de 1821, el General Celestino Negrete firmó la adhesión al Plan de Iguala.

    El concepto y la cuidadosa restauración del inmueble estuvieron a cargo de Antonio Orozco y Mónica Escoto de Grupo Mitote, quienes realizaron una exhaustiva reforma que preservó los elementos originales de la vivienda y que recuperó el esplendor de los detalles artesanales, puertas, escaleras de piedra, techos de madera y pisos de mosaico con patrones geométricos.

    La cojinería y los accesorios de cama corrieron a cargo de Casa Zandú de Oaxaca, y algunos objetos de cerámica son parte de la colaboración de Sofía Solamente con Rocca Luis César

    El interiorismo se encomendó al estudio tapatío Carlos y Pablo. Los jóvenes crearon un hotel 100 por ciento mexicano, que fusiona la arquitectura nacional con interiores contemporáneos y de carácter global. “Para nosotros era importante que su estética no cayera en lo literal, ni en lo excesivamente folclórico. Creemos que el diseño mexicano contemporáneo debe mantener un equilibrio entre tradición y propuesta”, finalizaron Carlos y Pablo.

    El hotel cuenta con siete habitaciones, piscina, bar & lounge, lobby y zonas de relajación. El mobiliario exterior es de Mexa Design.

    El mobiliario de las habitaciones fue, en su gran mayoría, diseñado in house y/o en colaboración con empresas locales. Para la iluminación, eligieron piezas de Lightyears, &Tradition, Frandsen y Glassford Moncada. La obra es del fotógrafo mexicano Manuel Zúñiga.