EXPLORARMI BIBLIOTECAREVISTAS
CATEGORÍAS
    DESTACADOS
    EXPLORARMI BIBLIOTECA
    ¿Cómo lo resiste? EL ÚLTIMO EN TENER MÓVIL
    Es el regalo más deseado por los niños, pero muchos padres temen los EFECTOS de este ‘juguete’ en sus manos (y mentes) inexpertas. ¿Cuándo y cómo dárselo? Despejamos dudas.
    (FOTO: GEMMA BOOTH / TRUNK ARCHIVE.)
    El 69,8% de los menores españoles de entre 10 y 15 años tiene teléfono propio

    Me portaré mejor, te lo prometo, porfa, porfa. Si es que soy la única de clase que no tiene teléfono», repetía machaconamente Almudena. Y, de tanto oír la súplica, disfrazada de petición-presión-chantaje emocional, Arancha Martínez, la madre de la criatura, acabó por sucumbir, aunque antes tuvo que convencer al padre, para lo que acudió al argumento más potente: la seguridad. La celebración de la primera comunión hizo el resto. Almudena recibió el regalo de sus sueños ¡por partida triple! Además del smartphone, le cayeron una tablet y una televisión para su habitación. De eso ha pasado un año y medio, y a Arancha le ha entrado la duda de si la decisión fue acertada: «No nos llama para decirnos que está volviendo de ballet o que se queda 10 minutos más con las amigas. Se pasa el día grabando vídeos y estamos permanentemente discutiendo para que deje el móvil», se queja. La pregunta que se hace esta madre es la de otras muchas: «¿Nos precipitamos al comprarle la maquinita?». La respuesta da para opiniones diversas. La American Academy of Pediatrics defiende que los menores no se expongan a una minipantalla antes de cumplir 6 años. Por su parte, Javier Urra, académico de número de la Academia de Psicología de España, considera que los 8 pueden ser una edad adecuada, no antes. «Todo depende de su madurez, pero, según ha demostrado la psicología evolutiva, es a partir de los 7 cuando se produce un cambio y la persona toma conciencia del tú», apunta. Para los padres dubitativos, existe otra opción, como señala María Angustias Salmerón, pediatra de la Unidad de Medicina de la Adolescencia del Hospital Universitario La Paz: «Mejor que no sea un regalo, sino la cesión de un teléfono usado, y que se firme un contrato familiar con las normas de uso. No hay que dárselo cuando lo pidan: tiene que ser una decisión de los progenitores cuando vean a sus hijos preparados».

    ¡AL APARATO!

    Los pequeños de hoy se aburren con los juegos tradicionales, y es difícil que sientan curiosidad por una forma de diversión que no lleve pantalla. Lo corrobora el informe My First Device, de Norton by Symantec, según el cual los niños españoles dedican dos horas y media de ocio a los dispositivos móviles, frente a los escasos 60 minutos diarios que juegan en la calle. «A su edad estábamos todo el tiempo por ahí, con la bici o el balón, pero el mundo ha cambiado: no podemos convertirlos en bichos raros y dejarles sin aparato», opina Fernando Alonso, padre de un chico de 11. Urra le da la razón: «Si se hace un uso correcto, es una herramienta de comunicación fundamental para los preadolescentes y los adolescentes, que dependen de los demás para conformar su identidad».

    Hay que respetar los momentos en ‘modo avión’: al estar en familia, estudiando, en la cama...

    Nacidos nativos digitales, los niños tienen difícil sustraerse a las nuevas tecnologías, presentes también en los colegios, donde se estudia con ordenador, las pizarras son electrónicas y pasar la pantalla de la tablet es el equivalente a volver la página del libro de texto. Sí, los gadgets son una ventana a la que asomarse para aprender, pero también con la que distraerse... Por esa razón, en Francia se ha prohibido a los menores de 15 el acceso a las aulas con teléfonos, salvo que sea con fines didácticos. Aquí entramos de lleno en el debate pedagógico. «Es una medida de desintoxicación positiva, gracias a la cual los niños pueden hablar entre ellos, correr y jugar. En España, lo habitual entre los 3 y los 12 es que no lleven el móvil a la escuela. Sería una fuente de conflictos y el profesorado debería supervisar constantemente el uso que hacen de él, no podríamos dar clase», concluye Jesús Jarque, pedagogo y orientador en el colegio Ramón y Cajal de Puertollano (Ciudad Real).

    ¿CONECTADOS O ENGANCHADOS?

    Quién le iba a decir a Graham Bell que su revolucionario invento acabaría transformándose en un smartphone, tan listo como para que comunicarse a distancia fuese lo de menos. Para los jóvenes del siglo XXI, un teléfono sin conexión es negarles el acceso a todo su universo: los juegos en línea, las redes sociales, los chats... Con tantas opciones en el bolsillo es difícil no colgarse. Por eso Urra recuerda que las personas somos adictas por naturaleza y que los padres deben poner límites: «Hay adolescentes con ludopatías, y ese es un problema muy severo. Necesitamos orientar a nuestros hijos, no desentendernos, que es una postura más cómoda». De hecho, esta no es sólo una preocupación de los padres: Google acaba de lanzar Family Link, una app de supervisión parental, y WhastApp trabaja en una función para banear a los que aún no tienen 16. Todo sea por la seguridad de los más pequeños.