EXPLORARMI BIBLIOTECAREVISTAS
CATEGORÍAS
    DESTACADOS
    EXPLORARMI BIBLIOTECA
    A Próposito de AURA
    Dos peliculones (El asesino de Los caprichos y El silencio de la ciudad blanca, sendos estrenos de octubre) coronan a Aura Garrido como la estrella de este mes. Pero vayamos por orden...

    Emporio Armani Vestido strapless, con volante lateral y paillettes; (armani.com). Celine by Hedi Slimane Botas altas, en piel; (celine.com). Aurélie Bidermann Pulsera en vermeil; (aureliebidermann.com). Singular Market Sillón Cross, en terciopelo; (singularmarket.com). Maquillaje y peluquería María Barrera para Ten Agency. Asistente de estilismo Alejandra Navarro.

    La primera película en llegar a los cines –18 de octubre–es El asesino de Los caprichos, una cinta dirigida por Gerardo Herrero en la que Maribel Verdú y tú intentáis atrapar a un asesino obsesionado por Los caprichos de Goya. Yo ya había trabajado antes con Gerardo como productor (La niebla y la doncella) y había hecho pruebas con él, pero nada más. Imagínate cuando me ofrece una película con Maribel Verdú mano a mano... Un regalo. En todos los sentidos,profesionalypersonalmentehablando,porquedescubrir a Maribel fue maravilloso.

    Al igual que en El silenciode la ciudadblanca (estreno 25 de octubre) aquí interpretas a una policía. ¡Cómo te gustan a ti las fuerzas del orden! Yo voy donde me llaman (risas). Es curioso, porque creo que la gente tiene la percepción de que nosotros elegimos las cosas que hacemos y para nada. A mí me ofrecen películas y yo acepto o no, pero no es que de repente diga: “quiero hacer tres ‘pelis’ de policías”. Esta profesión es así: a lo mejor te ven interpretando un papel y te requieren para otro similar. La niebla y la doncella, donde, por cierto, también interpretaba a una subinspectora, era una película que me interesaba hacer, pero no tiene nada que ver con estas dos últimas, completamente diferentes entre sí. En Elasesino, mi personaje es una mujer muy joven, quizás demasiado para su puesto, aunque cuando estuvimos preparándonos con la policía e hicimos un croquis sobre a qué edades se pueden alcanzar determinados puestos y ella encajaba en el perfil. Es una tía muy lista, muy currante y madraza.

    El silencio de la ciudad blanca es la primera parte de una trilogía de origen literario en la que tu personaje evoluciona más que ningún otro. Me lo han dicho, sí. Y me encantaría hacer toda la trilogía porque esta primera parte fue un rodaje muy bonito y creo que todos (Javier Rey y Belén Rueda son los otros protagonistas) tenemos muchas ganas de repetir. Los libros de la ciudad blanca acumulan muchos fans muy exigentes. ¿Esto os condiciona de alguna forma? Tantísimos seguidores dan respeto, es cierto. Lo que pasa es que hay una línea muy fina que, si traspasas, no te deja hacer tu trabajo. Nuestra profesión es una exposición constante, y si solo tienes en cuenta lo que van a pensar de ti o lo que los demás quieren que hagas, perderás siempre. Cuando lees un libro, lo recreas en tu cabeza y jamás una película será una adaptación perfecta de lo que has ideado. Inevitablemente, hay cosas que van a cambiar, a fin de cuentas es la “lectura” personal del director y el guionista.

    Te hemos visto en un capítulo–el quinto– de la última temporada de Paquita Salas. ¿Qué tal la experiencia? Mágica. Es una de las cosas que más ilusión me han hecho. En el rodaje vivimos momentos muy heavys, era como hacer historia de la televisión. Y no diré más por si alguien no lo ha visto. He estado “cotilleando” en tu Instagram y has subido varias fotos de México. He rodado allí una coproducción, Hernán (Amazon), sobre la vida de Hernán Cortés. México me ha gustado muchísmo. Un país muy extremo, para lo bueno y lo malo. Pero reconozco que Instagram no se me da bien. Soy muy caótica; mis amigos dicen que me estoy cargando las normas de la red. Además, cuando ruedas no puedes subir fotos para mantener el secreto, así que parece que estoy todo el día de vacaciones.

    Tirando de hemeroteca, fuiste de las primeras actrices que habló de feminismo en sus entrevistas. No sé en qué momento se me “despertó la conciencia”, pero creo que es una evolución. Yo, particularmente, he tenido la suerte de contar con gente a mi alrededor que me ha enseñado cosas y me ha acompañado en todos los procesos. Tengo una amiga a la que le debo mucho; ella fue la que empezó a “meter” en mi cabeza ciertos conceptos.

    ¿Eres más de pensar o actuar? Pienso mucho. Durante años creía que era muy cerebral, pero en mi caso viene de otro sitio, de que mi cuerpo va primero y mi cabeza, detrás. Le doy muchas vueltas a las cosas para entender lo que va sucediendo mientras sucede. Puede dar la sensación de que mi discurso es muy ordenado, pero te asuguro que internamente no lo es tanto (risas). Tu papel en El Ministerio del Tiempo te regaló, además de buenas críticas, una enorme popularidad. ¿La disfrutas? Creoquepasomuydesapercibidaporlavida.Igualtiene que ver con que me cambio el pelo cada dos minutos (risas). Al final, todo depende de los productos que hagas, y los productos que haces no dependen de ti. Es una percepción externa. También influyen tus elecciones personales, claro, pero yo soy discreta por naturaleza.