EXPLORARMI BIBLIOTECAREVISTAS
CATEGORÍAS
    DESTACADOS
    EXPLORARMI BIBLIOTECA
    Practica el lavado de mente
    Pon freno a los síntomas de la depresión dándote un baño después de hacer ejercicio. Es, según los expertos, la mejor manera de empezar a sentirte mejor y reconciliarte con la vida.

    El agua caliente tras el ejercicio regula tu ritmo circadiano.

    (FOTO: GETTY IMAGES. RETOQUE: ANTHONY HAMMOND (PRE MEDIA).)

    Darle un sorbo a una cerveza fría en una tarde de calor, apagar la alarma el fin de semana, darse un baño caliente después de un duro entrenamiento... Son pequeñas cosas que te hacen sentir en el mismo cielo. Pero mientras las dos primeras solo ofrecen una sensación de alivio momentánea, incorporar los baños calientes a tu rutina tras el gym puede resetear tu vida y hacerla más feliz. Según un estudio de la universidad alemana de Friburgo, darse un baño caliente dos veces a la semana genera una sensación de bienestar más intensa y duradera en las personas que sufren depresión que acudir a clases de ejercicio aeróbico, lo cual es realmente impresionante si tenemos en cuenta que hacer ejercicio es el consejo número uno como terapia contra la depresión.

    A lo largo de ocho semanas, los participantes del estudio se bañaron con agua caliente a 40 ºC durante 30 min y luego pasaron 20 min más envueltos en unas mantas calientes. Los investigadores vieron que los baños calientes elevaban la temperatura basal de su cuerpo, y que eso favorecía su ritmo circadiano, el que nos regula para comer o dormir en función del día o la noche. Este ritmo suele estar alterado en aquellas personas que tienen síntomas de depresión. Por eso pasan las noches en vela y eso hace que aún se sientan peor al día siguiente.

    Pero el baño no solo mejora la calidad del sueño. Además, hace que liberemos serotonina, esa potente hormona de la felicidad. Así que empieza a cuidar tu mente con ejercicio y un baño relajante.