EXPLORARMI BIBLIOTECAREVISTAS
CATEGORÍAS
    DESTACADOS
    EXPLORARMI BIBLIOTECA
    CUATRO ASES BAJO LA MANGA
    Además de Las Vegas, hay otras ciudades inmortalizadas por la cultura pop donde puedes aventurarte y probar tu suerte en el juego.

    MONTECARLO

    MóNACO

    Montecarlo se fundó en 1866 con un propósito claro: crear baños curativos y un casino para salvar a la familia real de la bancarrota. Con el juego legalizado, el rey Carlos III de Mónaco, abrió el famoso Casino de Montecarlo en 1856. Sin embargo, la escasa conectividad del principado y la falta de instalaciones para albergar gente hicieron que el negocio tardara en desarrollarse y cambiara de ubicación varias veces. Fue hasta que el empresario François Blanc tomó las riendas, en 1863, que el casino comenzó a labrar su reputación de lujo y sofisticación, la cual se materializó en la expansión que tuvo lugar en 1878 a manos del arquitecto de la Ópera de París, Charles Garnier, lo que dejó como resultado la fachada beaux art que hoy conocemos por películas de James Bond como Goldeneye. El barrio cuenta con otros casinos como el Bay y Café de París, pero una curiosidad es que aquí nunca socializarás con los lugareños, ya que tienen prohibida la entrada.

    Montecarlo fue nombrado en honor al rey Carlos III, quien dio el visto bueno para el proyecto del casino.

    MACAO

    CHINA

    Antes de 2000, China recuperó dos regiones que durante varios siglos no solo fueron colonias europeas –Hong Kong de Inglaterra y Macao de Portugal–, sino también capitalistas en un país con 40 años de tradición comunista. Hoy, estas regiones administrativas se han vuelto bastiones del comercio y del turismo. Sin embargo, Macao es la única ciudad china donde los casinos operan legalmente y, desde 2006, se posicionó como el centro de juego más grande del mundo gracias a sus más de 40 casinos que funcionan las 24 horas, siete días a la semana. No es de extrañar que haya sido escenario de películas como Johnny English recargado. Conoce los casinos clásicos como el Grand Lisboa y su The 8 Restaurant, parte de la Guía Michelin, o visita las versiones orientales de los gigantes que moldearon el Strip y llegaron tras la apertura de concesiones para inversores extranjeros: The Venetian –con el hotel más grande de Asia–, MGM y Wynn.

    NASÁU

    BAHAMAS

    Los atractivos turísticos no escasean en este archipiélago paradisiaco del Caribe: desde cerditos nadadores hasta buceo en naufragios de la época colonial, las apuestas fueron en un principio una gran oportunidad para atraer turismo durante los años veinte del siglo XX debido a la Prohibición en Estados Unidos, pero no pasó mucho antes de que el juego fuera vetado para los lugareños. Aunque no es la fuente principal de ingresos, su reputación como destino de apuestas ha quedado en el imaginario colectivo gracias a películas como Holiday in the sun, que toma lugar en Atlantis Paradise Island y su famoso casino de 700 máquinas tragamonedas y un hotel emplazado en las Royal Towers. La oferta para jugar incluye otros hoteles de lujo como Rosewood Baha Mar y sus 119 mesas de apuesta. Además, Freeport y Aruba ofrecen otros sitios para probar suerte en esta nación caribeña y son buena excusa para explorar otras islas del archipiélago.

    ATLANTIC CITY

    EUA

    Las Vegas no es la única que sabe cómo apostar, y este rincón de Nueva Jersey ofrece diversión nocturna con sus nueve casinos, que combina con una playa y malecón por lo que es un destino ideal para familias, sobre todo en verano. Atlantic City, a dos horas de Nueva York, es la segunda ciudad estadounidense que legalizó el juego en 1976, como parte de un referendo que buscaba inyectar capital a una ciudad que perdió su encanto durante la primera mitad del siglo XX, cuando viajar por aerolínea o en carretera fue accesible para las masas. Hoy, los más populares son el Caesar’s y el Bally’s, aunque nombres como el Taj Mahal aún hacen eco en la ciudad, ya que fue propiedad de Trump y cerró antes de que ganara las elecciones. Además, el boxeador Mike Tyson luchó en el Boardwalk Hall durante los ochenta, sin mencionar que Hollywood la publicitó en El padrino III y Boardwalk Empire para hacerla la ciudad de veraneo y descanso que es hoy.