EXPLORARMI BIBLIOTECAREVISTAS
CATEGORÍAS
    DESTACADOS
    EXPLORARMI BIBLIOTECA
    Vivir sin plástico
    El plástico, en sus distintas formas, se ha convertido en un enemigo silente que a lo largo de los años ha ocasionado daños irreparables a distintos ecosistemas del planeta. En nuestro país, la mayoría de los Estados y la capital del país, se suman en un esfuerzo para liberarse de una vez por todas de este material cuyo origen es el petróleo, sin importar en qué forma se presente.

    De acuerdo con el informe El estado de los plásticos 2018 –de ONU Ambiente– alrededor de 13 millones de toneladas de plástico son vertidas en los océanos cada año. Ante tal problemática, y con el objetivo de apoyar a la reducción de la contaminación, el Congreso de la Ciudad de México reformó la Ley de Residuos Sólidos.

    “La producción de plásticos ha venido a la alza desde hace más de diez años, en lugar de ir a la baja. Se está contaminando de modo serio el agua, la tierra y el mar. Estamos matando a nuestras especies a causa del plástico”, señala en entrevista Alessandra Rojo de la Vega, presidenta de la Comisión de Preservación del Medio Ambiente, Protección Ecológica y Cambio Climático del Congreso capitalino y una de las impulsoras de esta reforma.

    La asociación ambientalista Greenpeace menciona que entre el 60 y el 80 por ciento de los residuos marinos son plástico, en su gran mayoría son fragmentos menores a los cinco milímetros, es decir, microplásticos.

    La reforma

    El 25 de junio del presente año se publicó en la Gaceta Oficial de la CDMX las modificaciones a la ley, por lo cual queda prohibido la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico, que entrará en vigor el próximo año; quedan excluidas las que son necesarias por razones de higiene o que previenen el desperdicio de alimentos, “siempre y cuando no existan alternativas”.

    También queda prohibido la comercialización, distribución y entrega de plásticos de un solo uso para 2021, ya que “no están concebidos para lograr, dentro de su vida útil, múltiples rotaciones al ser devueltos al productor para su recarga o ser reutilizados para el mismo propósito”, se menciona en la Gaceta.

    Estos son los tenedores, cuchillos, cucharas, palitos mezcladores, platos, popotes o pajitas, bastoncillos para hisopos de algodón, globos y varillas para globos. Así como vasos y sus tapas, charolas para transportar alimentos, aplicadores de tampones fabricados total o parcialmente de plásticos.

    De acuerdo con Raúl Mendoza, Director General de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac), la prohibición afectará principalmente a las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) dedicadas a la fabricación de este tipo de objetos.

    “El impacto es fuerte porque muchas de las empresas que fabrican bolsas o popotes, han tenido que cerrar o bajar su producción hasta en un 30 o 40 por ciento, lo que implica tener una importante reducción en sus plantillas de empleados. Y eventualmente, algunas empresas –sobre todo las pequeñas– tendrían que cerrar”.

    Se calcula que la industria del plástico genera más de un millón de empleos y con esta nueva norma se perderían al menos 300 mil. Mendoza comenta que existe desinformación, ya que el plástico es mucho más que los mal llamados plásticos de un solo uso, porque se puede reutilizar muchas más veces. “El problema es el depósito o mal uso que se les da, por ello estamos impulsado que se aplique la Economía Circular, aplicando las 5 R’s: reusar, reciclar, rediseñar, reciclar, repensar”.

    Alessandra Rojo de la Vega aclara que se está prohibiendo el material no el producto, ya que estos pueden ser compostables, es decir, que se degraden un mínimo del 90 por ciento en un tiempo no mayor a seis meses de forma natural. Agrega que existen productos que dicen ser biodegradables pero que tienen porcentajes de materiales provenientes de fuentes fósiles –que es otra de las cosas que se está prohibiendo– y que no se pueden degradar naturalmente.

    La también diputada del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) menciona que la industria del plástico se tiene que renovar, lo que implicaría el uso de materiales totalmente compostables: “Van a tener que crear vasos, cucharas, cuchillos, etc. pero de un material 100% compostable, así no se van a perder empleos. La gente de los tianguis y mercados van a seguir comprando estos productos pero de otro tipo de material”.

    Tan solo una botella de agua tarda en degradarse 500 años, los cubiertos 400, los popotes 100, lo vasos entre 65 y 75, y las bolsas 55, aproximadamente. Una persona usa en promedio entre 650 y 700 bolsas al año y por sólo 12 minutos cada una.

    Asimismo, esta reforma señala que, dentro de los 180 días siguientes a la publicación del decreto, la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México iniciará la elaboración de la Norma Ambiental para la producción y consumo sustentable de los productos plásticos. Además, se realizarán mesas de trabajo con la Secretaría de Ciencia y Tecnología y la industria para crear nuevas alternativas y tecnologías que sean 100 por ciento compostables, así como campañas de información para la ciudadanía.

    Uno de los derechos de la industria es poder ampararse; sin embargo, hasta el momento no tienen pensado hacerlo, señala el director General de Anipac, ya que están abiertos a aportar propuestas y encontrar soluciones viables y reales para que la industria no se vea afectada.

    “El problema es el depósito o mal uso que se les da, por ello estamos impulsando que se aplique la Economía Circular, aplicando las 5 R’s: reusar, reciclar, rediseñar, repensar”.
    -Raúl Mendoza, Director General de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac)

    El Congreso local anunció que a partir de septiembre debatirán un paquete financiero para generar estímulos fiscales, el objetivo es que las empresas puedan fabricar productos plásticos de otro tipo de materiales. “Es una buena medida. Sin embargo, consideramos que los recursos no son suficientes para migrar a esa propuesta y los plazos propuestos no son viables, se requiere de más tiempo para poder lograr un cambio radical en toda la cadena de valor”, agrega Mendoza.

    NUESTRA CULTURA DEL PLÁSTICO

    De acuerdo con la Secretaría de Economía en México, la industria del plástico es una de las más dinámicas. Tan solo en el 2015 representó el 2.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) manufacturero y registró una tasa de crecimiento del 4.4 por ciento.

    El plástico es uno de los materiales más utilizados para fabricar envases por ser económico, versátil, ligero y resistente; por ejemplo, una bolsa de plástico resiste dos mil veces su peso. Sin embargo, también es usado en la industria de la construcción, transporte y agricultura, además de la medicina y la electrónica

    “Definitivamente, en industrias como la de la salud el plástico es indispensable e insustituible por algún otro material que tenga las características de éste. Estamos convencidos de que el principal generador de la contaminación es la falta estructural y sistemática del manejo, no sólo de los plásticos, sino de los residuos en general”, afirma Anipac.

    El valor del mercado de la industria del plástico supera los 23 mil 400 millones de dólares en México. La Asociación Nacional de la Industria del Plástico, que representa a 250 empresas del sector, menciona que existen diversos mitos acerca de este material.

    “Es un mito que provoca muertes en animales en el mar, ante esto no hay evidencia científica que avale esta afirmación. Una bolsa se fabrica en promedio con un 21 por ciento de material reciclado lo que disminuye en un 13 por ciento de consumo de energía y en un 10 de gases invernadero”, menciona Raúl Mendoza.

    Agrega que no fueron considerados para realizar las reformas que hoy están en prácticamente toda República Mexicana. “Somos los más interesados en participar y reforzar que todos tenemos que ser parte de la solución: gobierno, industria y sociedad. Somos especialistas en este tema y estamos seguros de que tenemos mucha información que podemos aportar”.

    Una botella de agua tarda en degradarse aproximadamente 500 años, los cubiertos 400, los popotes 100, los vasos entre 65 y 75, y las bolsas 55

    Una persona usa en promedio entre 650 y 700 bolsas al año; cada uso por sólo 12 minutos
    por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) representó la industria del plástico tan solo en 2015 y registró una tasa de crecimiento del 4.4 por ciento
    El valor del mercado de la industria del plástico supera los 23 mil 400 millones de dólares en México
    de los celulares están compuesto de plástico, por ello son livianos y resistentes
    mil toneladas de unicel se consumen anualmente en México
    de las bolsas se usan para almacenar basura en los hogares
    millones de toneladas de plástico es la producción estimada anual en México
    Entre 50 y 170 mil pesos son las sanciones por incumplir la norma

    REGULACIÓN EN COLORES

    El mapa de la República Mexicana, en términos de regulaciones ecológicas, se ha visto modificado considerablemente en los últimos años y se torna cada vez más verde. Aunque algunas entidades han sido tímidas, o de plano no han tomado medidas para modificar estas leyes. Otros Estados han implementado regulaciones estrictas en pro del planeta.

    1. Las reformas de estas entidades fueron aprobadas en 2019 (a excepción de Oaxaca). Además de tratarse de medidas contundentes, se trata de regulaciones valientes que además de prohibir el uso de bolsas de plástico, van por uno de los enemigos más peligrosos del medio ambiente: el unicel.

    • Nayarit
    • Tlaxcala
    • Guerrero
    • Oaxaca
    • Tabasco
    • Hidalgo
    • Yucatán
    • Morelos
    • Chiapas
    • Quintana Roo
    • Baja California
    • Chihuahua
    • Sonora
    • Durango
    • Tamaulipas
    • Veracruz
    • San Luis Potosí
    • Jalisco
    • Nuevo León

    2. Algunos Estados apenas inician estudios y plantean la modificación de sus regulaciones. De hecho, en algunas entidades solamente se han aprobado leyes por parte de los congresos locales para modificar leyes en ciudades como:

    • Puebla
    • Aguascalientes
    • Querétaro

    3. En otros Estados, la estrategia es diferente y las modificaciones son más específicas. En ellos apelan a la prohibición de popotes y bolsas de plástico en supermercados y establecimientos similares.

    • Sinaloa
    • Coahuila
    • Colima

    4. CDMX El 9 de mayo, el Congreso local de la Ciudad de México reformó la Ley de Residuos Sólidos, por lo que a partir del primer día de 2020 quedará prohibida la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico al consumidor, salvo que sean compostables; es decir, fácilmente biodegradables.