EXPLORARBIBLIOTECA
searchclose
shopping_cart_outlined
exit_to_app
Autopista

NO SÓLO UN BUEN PRECIO

odiaz@mpib.es
AYUDAS A LA CONDUCCIÓN La carencia de elementos como la advertencia de fatiga, aviso de abandono involuntario de carril o frenada automática de emergencia delatan la modestia del Duster y condiciona su resultado ante el test Euro Ncap.
MEJOR PARA DOS La plaza central más corta y la prolongación del túnel limitaría la comodidad de tres pasajeros.

Precio final 18.800 €

Potencia 110 CV

Consumo 4,5 l/100km

EL PRECIO HA SIDO DESDE EL momento de su aparición el punto de enganche del Dacia Duster con un público dispuesto a perdonar sus antiguas carencias de precisión en la conducción, refinamiento o equipamiento. A cambio, se obtenía un coche adusto, con impresión de dureza, capaz de eliminar esa ansiedad que nace cuando al afrontar caminos corremos el riesgo de rozar nuestro nuevo coche con ramas o arbustos. Su popularidad en zonas rurales ha sido muy alta. Para comprobarlo, basta darse una vuelta por cualquier pueblo de mediano tamaño y abrir ojos para darse cuenta de cómo desde hace ocho años ha sido un coche muy valorado, por su coste y buena capacidad fuera del asfalto.

De ahí que a la hora de poner en liza un nuevo Duster —porque a pesar de su similitud estética estamos ante un modelo nuevo con cambios en carrocería, diseño interior, dirección y trenes rodantes por mucho que motores, transmisiones y sistemas de tracción apenas hayan variado—, Renault haya mantenido aquellas características, si bien le ha dotado con nuevos argumentos que le permiten avanzar en cuanto a insonorización, sensación de refinamiento, ergonomía y equipamiento. Y lo han hecho con un aumento de precio muy contenido, unos 400 euros que resultan casi insignificantes dado el progreso registrado.

SIEMPRE SOBRIO Pocas concesiones a lo ornamental y los revestimientos mullidos no esconden la mejora en diseño y percepción de calidad. La instrumentación es nueva y pronto se verá en los futuros Dacia.
M+S INCORPORADO Los Duster vienen equipados con unos polivalentes neumáticos M+S, si bien no cuentan con la validación 3PMSF que los hace sustitutivos de cadenas de nieve.

CORRIGIENDO EL TIRO. La falta de regulación en profundidad del volante era uno de los puntos controvertidos hasta el momento. No en vano esa carencia dificulta encontrar una postura de conducción deseada a todo aquel cuyas proporciones corporales no sean las previstas por los diseñadores y obliga al conductor a adaptarse al coche en vez de hacerse a la inversa. De ahí que su inclusión —salvo en las versiones básicas— haya supuesto un avance evidente por mucho que los cuatro centímetros que permite se quedan un poco justos. La zona de la consola central tiene ahora un aspecto mucho más moderno tanto en la zona del climatizador, ahora automático, como en los mandos de control de las cámaras perimetrales y una pantalla táctil que no sólo es más grande, sino que ha mejorado en su conectividad. También son de nuevo diseño y factura los asientos, de una espuma más firme que los anteriores, y por tanto más cómodos cuando se trata de pasar varias horas sentados en ellos, como sucede en un desplazamiento de fin de semana o vacaciones. Cierto es que no cuentan con gran apoyo lateral, pero tampoco parece el Duster un vehículo que vaya a estar sometido constantemente a fuertes aceleraciones laterales.

El espacio y la sensación de amplitud en las plazas delanteras es correcto. De hecho, «calca» las mediciones para conductor y acompañante del anterior. Peor lo tienen los ocupantes de las plazas traseras, que no sólo disponen de un par de centímetros menos a la altura de los hombros, sino que siguen condicionados por un hueco de acceso no especialmente grande. Aun así dos parejas de adultos de estatura media podrían plantearse un viaje sin apreturas, beneficiados además de un maletero más generoso, que ha ganado nada menos que 90 l de capacidad bajo la bandeja para un total próximo a los 500 l.

SUV DE VERDAD Su altura libre al suelo y ángulos todo terreno facilitan la salida del Duster fuera del asfalto con garantías.
PASO ADELANTE Su capacidad roza los 500 litros y sus formas resultan muy regulares. La rueda de repuesto (opcional, 98 euros) limitaría su capacidad.

AGRADO DE USO. El motor probado es todo un clásico, un viejo conocido para los lectores de Autopista al ser empleado en un buen número de propuestas de la alianza Renault-Nissan. Y para aquellos que aún no lo conozcan, se le puede presentar como un motor económico, con mejor capacidad para mantener cruceros de velocidad que para acelerar desde parado con vigor brutal y algo de efecto turbo en la zona de las 1.500 rpm, que en este caso va a quedar disimulado por el cambio EDC de doble embrague. Pero, pese a la modestia dinámica de esos más de 12 kg/CV, este nuevo Duster acelera más y mejor que el anterior ya desde la arrancada y se permite bajar de los 13 segundos en el 0-100. Se da además una mejora evidente en todo lo que tiene que ver con la sonoridad en la zona de uso más habitual. Así, hemos verificado nada menos que cuatro decibelios menos al ralentí y de casi tres en la zona de los 100 km/h, que se traducen en que es más grato de usar que su antecesor, con un mejor aislamiento que redunda en una reducción de fatiga durante su uso.

El cambio EDC tiene un coste extra de 1.500 euros respecto del cambio manual, apenas 500 euros menos que la tracción a las cuatro ruedas, y es responsable de que este Dacia roce los 19.000 euros en el sofisticado acabado Prestige (cuando la versión 4x4 más económica se queda en 16.650). Ofrece un funcionamiento más cómodo que rápido y facilita el uso cotidiano para el que se ha creado el Duster: transportarnos cómodamente, con seguridad, sin impresionantes ambiciones de velocidad, pero con la capacidad para rematar con facilidad cualquier adelantamiento en carreteras de doble sentido. Apenas presenta resbalamiento y sólo en situaciones de alta exigencia, como al acelerar a fondo desde parado, va a parecer algo lento, posiblemente para garantizar la fiabilidad del conjunto. No cuenta, eso sí, con la posibilidad de accionamiento a través de levas; un pequeño detalle de las múltiples decisiones de compromiso tomadas para mejorar el producto manteniendo un precio de compra imbatible.

AHORA MANOS LIBRES La tarjeta manos libres funciona por pro imidad, sin que haya un botón físico de apertura en la puerta.
PERSONALIDAD Considerado aisladamente, el Duster no parece haber cambiado tanto como realmente ha hecho.
COMEDIDO Los 109 CV del dCi 1.5 resultan suficientes incluso circulando a plena carga, a menos que precisemos el má imo dinamismo y ha mejorado en su aislamiento.
EL DUSTER HA PASADO EN ESTA SEGUNDA GENERACIÓN PARA SER MUCHO MÁS QUE SÓLO UN SUV BARATO

La dirección es nueva, eléctrica. Mejora tanto la sensación de conducción —sin esfuerzo al maniobrar— pero suficiente firmeza en tanto se gana velocidad para ofrecer precisión y la sensación de un guiado más fiel que la primera generación. Aporta mayor confianza en curva, aunque debemos acostumbrarnos a buscar el apoyo del coche en cada viraje si lo queremos tomar a cierta velocidad y su control de estabilidad va a actuar inmisericorde en cambios de apoyo fuertes. La dirección se complementa con una suspensión amable, cómoda y eficaz a pesar de su sencillo planteamiento. El avance registrado es indudable. De hecho, las sensaciones de conducción son ahora mucho más semejantes a las que corresponde a la indicación del velocímetro, a diferencia de lo que sucedía hasta ahora, que la impresión era ir conduciendo mucho más deprisa de lo que realmente estábamos haciendo.

Pero no nos olvidemos de que estamos ante un SUV, y uno de los más merecedores de tal calificativo. Va a permitirnos abandonar las zonas asfaltadas sin grandes incertidumbres dada su altura libre al suelo de SUV de los buenos (210 mm), ángulos todo terreno (32º de ángulo de aproximación y 36º de salida) y generosos recorridos de suspensión mostrando la polivalencia de un automóvil que ha mejorado en todos sus aspectos y va más allá de aquella idea de coche destinado al uso en áreas rurales o personas menos exigentes con el mejor refinamiento.

Y SIN EMBARGO. Su mejora podría llevar a pensar en un aumento de precio notable. Pero en Renault se han apretado el cinturón para ofrecer no sólo un mejor coche, sino también uno mejor equipado ya que no sólo cuenta de serie con climatizador y cámara de visión trasera, sino que permite montar un equipo de cámaras perimetrales (242 euros) y tarjeta manos libres (183), entre otras, que le hacen sentirse como un coche tan honesto como solvente, que excede su otrora condición de coche barato.

Óscar Díaz

NUESTRA OPINIÓN

El Duster es un coche honesto. No presume de algo que no vaya a ofrecer, ni esconde su modestia tras artificios que pudieran crear falsas expectativas. Pero dentro de ésta ha protagonizado un enorme avance en todo lo que tienen que ver con la conducción y mejora en la sensación de refinamiento. Resulta más cómodo que dinámico, pero sobre todo es muy agradable de usar.

sus rivales

FORD ECOSPORT

El SUV más pequeño de Ford fue actualizado en 2017 con mejoras en aspecto, percepción de calidad, conectividad y nuevos motores y transmisiones. Pese a su aspecto, es un coche de carretera.

22.350 euros 100 CV 4,1 l/100km

SSANGYONG TIVOLI 4X2 AUT.

El estilo es uno de los puntos fuertes de un SUV fresco, de predilección por el asfalto y un uso tan agradable sobre firmes en buen estado como económico en su uso y bien equipado.

23.050 euros 115 CV 5,5 l/100km

SUZUKI VITARA 1.6 GLX 4X2

Lejos quedan los tiempos en que el Vitara era un 4x4 al uso. Hoy es más modesto y su versión Diesel ofrece un motor frugal, de dinamismo más que razonable, si bien el refinamiento no es líder.

23.410 euros 120 CV 4,0 l/100km

el examen

ficha técnica

help