EXPLORARBIBLIOTECA
searchclose
shopping_cart_outlined
exit_to_app
Desnivel

EL SUEÑO DEL AGUA

La cortina helada del muro principal de la boca norte del túnel de Bielsa tiene a la cascada Dorada (IV) como protagonista principal. (DAVID MUNILLA)

PARECE que la primera vez es difícil que sea memorable. Yo debo de ser un afortunado, ¡para mí fue una revelación! Mis fantasías de caminos helados iban a materializarse en la luminosa vertiente sur de Bielsa. El escenario era perfecto, casi exótico. ¡Y el acento español tan atractivo...! Yo acababa de acercarme al encanto de la materia del lugar sin imaginar que esas primeras sensaciones escarchadas despertarían tantas otras. Pese a tener un material mínimo y rústico, el placer de moverme por el hielo se hizo real. Apenas acabados los rápeles, los proyectos brotaban en mi cabeza como si estuviera poseído por una alegría intensa, igual que un niño en la mañana de Reyes.

Después de esta jornada primigenia pasó el tiempo, pero el placer se mantiene intacto cada vez que vuelvo al fondo del huerto (vivo a los pies del túnel, ¡la vista está más despejada que al pie de la pared!). Como tengo que ir a cuidarlo...

El americano Marc Twight dejó su Americana (5) en la boca norte
Cecilia acomete su vistoso free standing
Fotos pequeñas, pasando el río en Pineta y la fuente de Bielsa amanece helada. (FOTOS: DAVID MUNILLA)
Cecilia escala las delicadas formaciones de la fina lámina de La Sarra (4) en Pineta.

Túnel de Bielsa, sur y norte

Entre vías largas y cortas, las célebres vertientes norte y sur de Bielsa reúnen una mina de itinerarios. Desde “bordillos” de dry tooling exigentes hasta largas vías heladas fáciles; todos los escaladores encontrarán aquí una manera de disfrutar en medio de este gran catálogo de dificultades. El carnaval, La diagonal, La cólera de Dios, El barranco de las Gotetas, Princesa o el Chorro de Pinara, ¡el encanto de las clásicas compite!

En el lado norte, aunque la imprescindible Cascada Dorada suele estar saturada de cordadas, el glaciarista curioso siempre encontrará razones para pasar un buen rato en este sector con aproximaciones a menudo anecdóticas. Normalmente en buenas condiciones, el sector de la boca norte ofrece opciones de escalada seguras incluso si la meteorología es delicada (a excepción de las vías largas). Casi todas las reuniones están equipadas con químicos, lo que añade comodidad al lugar, especialmente para las cordadas que empiezan.

En el lado sur las cosas son más inestables y solo se puede escalar en los periodos de frío establecidos. Las cascadas Sueño del agua y Ponte el neopreno pueden congelarse en una noche, su formación es particularmente efímera. Las orientaciones son delicadas: todas las vías reciben una dosis directa de sol al día, incluso en pleno invierno. En resumen, la mayor parte de las líneas están rodeadas de importantes pendientes, por eso es recomendable evitar meterse después de nevadas importantes, ya que el riesgo de avalancha es destacable, incluso escalando cerca del coche...

Foto grande, el embudo por el que discurre La Sarra, probablemnete el mejor 4 del valle de Pineta. A la izquierda, Carlos Logroño en La cólera de Dios (WI V+). Abajo, acceso a las cascadas de la boca sur del túnel de Bielsa. (FOTOS: DAVID MUNILLA)

El Valle de Pineta

Más allá de las inmediaciones de la carretera, el valle del Cinca Alto tiene otros rincones secretos o alejados que son también interesantes. Barrosa es, sin duda, el más clásico con sus bonitas cascadas fáciles y a menudo en buenas condiciones; Urdiceto y Trigoniero suelen estarlo menos, pero esconden bellas elevaciones heladas...

Si bien Bielsa fue el lugar donde perdí la virginidad, el valle de Pineta, a dos pasos, me ha ofrecido más emociones varios años después. Un recuerdo: Brutal fang. No hubo suerte ese día, era una trampa de cristal vertical con un descenso después de varias horas de escalada. Algunas veces los objetivos resultan amargos, pero en esta ocasión, a pesar del fracaso, el encanto del lugar ganó la partida. Es una vía poco común y alucinante que quita el habla: artificial, con hielo vertical, estética y con ambiente, no le falta nada, ¡un plato exquisito que degustamos entre cuatro!

En Pineta, la escalada nada más es una parte del viaje; solo caminar hacia las vías ya es un placer intenso. La belleza del lugar únicamente es equiparable a su desmesura, ¡qué regalo! Es mejor dar prioridad a las épocas en que la montaña está más bien seca, pues la avalanchas aquí son monstruosas (la mayoría de vías está expuesta a este riesgo). Es necesario decantarse –un verdadero problema– por uno de los itinerarios. Lo más fácil e inteligente es dejarse guiar por las condiciones del momento. ¡Qué cantidad de grandes vías!

Imprescindibles

La Cascada de la Sarra probablemente sea el 4+ más bonito de la región con su entorno de caliza modelada por los caprichos veraniegos del agua. Una referencia, sin duda.

La cascada del Cinca y su muro regordete al fondo del Circo de Pineta es también una de las clásicas recomendadas de la zona. Más escondidas, las vías Breizh Connection y ¿Dónde esta Ben Laden? proponen también deliciosos largos escarchados al fondo de este anfiteatro grandioso que es mejor visitar sin nieve.

Resguardado de las miradas, el plató de La Larri cobija en el hueco del Barranco de las Opacas uno de los must del lugar: La paciencia de Mónica. Más delicada que vertical, terriblemente seductora. La amo un poco, mucho, con locura... Su juego es tentador sobre los pétalos helados del muro superior, pero es necesario guardar la lucidez suficiente ¡para no acabar viviendo una experiencia tóxica con ella!

¿Qué se puede decir de las tremendas líneas del sector Parador? Poco repetidas, los maestros Albert Salvadó, Jordi Tosas y también Mikel Zabalza las coleccionan: Sandra, Herichera, Tei-chi, ¡tantos retos de nivel en el templo de Pineta!

Si bien las condiciones son un tanto variables de un invierno a otro, Pineta siempre es un lugar formidable para redescubrir cada milésima helada. Su altitud modesta no es sinónimo de estabilidad del manto nivoso. Los escaladores encontrarán opciones garantizadas (¡o casi!) si la marcha no les asusta. El sector de las Tres Marías o La Larri son buenos ejemplos.

Sin duda, una jornada de escalada en hielo entre las zonas de Bielsa y de Pineta supone una de las mejores opciones del Pirineo central. El túnel permite jugar con la meteorología y las condiciones de la nieve. La cercanía de la estación de esquí Piau-Engaly permite mezclar las actividades si el hielo no nos da la bienvenida. En definitiva, ¡una experiencia indispensable que los glaciaristas pirenaicos deberían vivir una y otra vez!

DATOS PRÁCTICOS

ACCESOS

Llegar hasta Barbastro por la A22 y después a Ainsa por la A138. Seguir hacia el norte para llegar a Bielsa (unos 91 km, 1h 40 min desde Barbastro).

Pineta: desde Bielsa, tomar la carretera que remonta el valle de Pineta –según la vía elegida– hasta el aparcamiento que hay al lado del Parador (fin de la carretera) (15 km, 20 min).

Túnel de Bielsa: desde Bielsa, tomar la A-138 hasta el túnel transfronterizo (sector sur, en España, aparcar cerca de los edificios de gestión del túnel; sector norte, en Francia, gran aparcamiento a mano derecha al salir del túnel).

DORMIR

La mejor opción es el refugio de Pineta, al que se llega en coche (www.alberguesyrefugiosdearagon.com). Recepción fantástica de Kike y Jaume. Es posible llegar a pie a algunas cascadas directamente desde el refugio durante los inviernos más prolíficos. Se puede llegar fácilmente al túnel de Bielsa en coche desde este campo base.

MATERIAL

El material clásico para hielo: juego de 10/12 tornillos, cuerda de 60 metros (aconsejada), kit abalakov y cordino para reforzar los rápeles si fuera necesario.

BIBLIOGRAFÍA

• Escaladas en los valles de Bielsa (I. Cabo, agotada)

• Escalades Givrées aux Pyrénées (C. Perrin/ Ed. Studio graphique Up!, en francés, 28 €). Se puede comprar en el refugio de Pineta o en Facebook.com/pyreneesgivrees). // C.P.

help