Claves de la Razón Práctica Julio - Agosto 2017

La revista ofrece una visión imprescindible para conocer los caminos que recorre el pensamiento actual. En sus páginas se refleja la aportación de autores Javier Pradera y Fernando Savater, además de los pensadores fundamentales en el panorama cultural mundial.

País:
Spain
Idioma:
Spanish
Editor:
Factoría Prisa Noticias SL
Periodicidad:
Bimonthly
USD 5.84
USD 26.33
6 Números

en este número

3 min.
el teatro vuelve a la vida

¿Puede haber espacio cultural en el siglo xxi para un teatro vivo? Es decir, un teatro que no se mantenga con respiración asistida ministerial, que no sea un residuo arqueológico sostenido por la nostalgia chocheante de un público de vejestorios, un teatro que siga atrayendo el interés de los espectadores reales y actuales. Creo que fue Georges Orwell quien dijo que en literatura es actual lo que interesa a los menores de treinta y cinco años. Pues bien: ¿es el teatro actual? Hace veinte años, a finales del siglo pasado, la respuesta era muy dubitativa, con tendencia a decantarse por el “no”. Sin embargo hoy las cosas han cambiado y el teatro parece estar cobrando una nueva vitalidad. Cuando todos los espectáculos y demostraciones artísticas se van haciendo virtuales, el…

10 min.
el autor, el dramaturgo, el adaptador

Para quienes se asomaron al teatro a mediados del pasado siglo, el autor teatral se llamaba, indistintamente, dramaturgo. Después, por probable influencia alemana, el término dramaturgo empezó a designar una función específica. El dramaturgo seguía siendo, aunque quizá no siempre, un escritor de textos literarios destinados al teatro, pero también, y a menudo principalmente, cumplía otras actividades de carácter técnico. Él era el encargado de elegir la edición idónea de un texto clásico para su representación; también a él le correspondía la delicada labor de suprimir algunos pasajes para adecuar el original a la duración de una velada teatral actual, así como ordenar las escenas de otra manera, suprimir algún personaje o sintetizar a varios en uno solo, incorporar algún fragmento del mismo autor para ayudar a la comprensión de…

13 min.
el teatro: recreación y recuerdo

Mi entrada en el bachillerato tuvo aparato teatral, no en sí misma, dentro de un colegio de los hermanos Maristas donde yo era un alumno del montón, sino por el regalo que mis padres me hicieron para celebrarla. Un regalo antiguo, de primeros de siglo, aunque a mí me llegó bastante más tarde, exactamente en el año 1956. Entonces, y por algún tiempo después, se vendía en las mejores tiendas del ramo, del ramo de los libros, a la sazón floreciente, un artilugio de extraordinaria belleza y confección catalana, El Teatro de los Niños, que su autor y editor presentaba así: “Juguete educativo que ofrece un doble interés, pictórico y literario; ejercita, instruye y deleita”. Ese autor, con su nombre algo críptico, y casi gótico, C. B. Nualart, fue el gran…

5 min.
el teatro y yo

No soy vocacional. Me tropecé con el teatro de refilón y la necesidad –por dar un nombre al conjunto de las vicisitudes– me ha sujetado. Si no, me habría ahorrado ciertos disgustillos, pero tampoco habría ejercido un talento que ignoraba: tengo oreja para el tono. Como talento no es gran cosa y en la vida real es más bien una carga, pero en el teatro, que tiene la ventaja de sólo ser real en cierto modo, no le falta gracia. Ahora mismo acabo de hacer una versión para la escena de Una Habitación Propia de Virginia Woolf. Sólo hay que seguirla, pensé viendo la forma de conferencia que da al ensayo, lenguaje hablado, y porque al modo de Platón que en sus Diálogos sentó del modelo de nuestra dramaturgia –El Banquete puede…

9 min.
amante feroz

El Teatro ha sido el apellido y alimento en casa desde que yo recuerdo. Para la familia Bichir significa los cuatro elementos, los cuatro puntos cardinales, las cuatro estaciones. Cobijo y despojo, canto y silencios, durísimas batallas y sueños hermosos. Maestro eterno de todos nosotros. Ahí se encuentra todo lo que hay que saber de la vida. Ahí se encontraron mis padres y ahí nos hemos hallado cuando nos hemos perdido. Este acto íntimo y, aun cuando se trate de la misma obra cada noche, irrepetible, me llama en mis noches de desvelo. No importa en qué parte del mundo ande, ni en medio de qué aventura esté, el teatro me urge a volver a casa; a él. Amante feroz que siempre quiere más. Amante implacable que sabe todo de mí…

16 min.
los tiempos del miedo

Hasta hace muy poco los europeos éramos ¡tan civilizados, tan solidarios, tan buenos! Cuidadosos con los derechos humanos, abiertos a acoger a quienes acudían a Europa en busca de seguridad, de libertad, de bienestar. Bueno, no todo el mundo era así, por supuesto. Pero ni siquiera los que no estaban de acuerdo se atrevían a asomar la cabeza, les daba vergüenza expresar el fondo racista de su rechazo a todo lo que fuera diferente, y casi nunca iban más allá de quejarse por el coste de la acogida y por los excesos del “buenismo”. Hoy las cosas parecen haber cambiado profundamente. La buena disposición de los ciudadanos europeos, al margen de la heroica minoría que se dedica al voluntariado, se ha reducido drásticamente, y el egoísmo ya no rehúye reivindicar sus…