BULOS EN REDES SOCIALES
Desconocidos siembran el desconcierto con información falsa sobre el coronavirus en las redes. Así ayudas a contener los bulos.
La gente se contagia si sale al balcón, todas las comunicaciones van a ser grabadas… Son dos muestras de los bulos que se propagan por todas partes.
“¡Las gárgaras con agua tibia y sal previenen el coronavirus!”
“No hay papel higiénico”

Si estás tomando baños de vapor y vahos… ¡el coronavirus no te afectará! ¿No te lo crees? Mucho mejor. Sin embargo, no todo el mundo muestra un escepticismo tan saludable como tú. Los falsos mensajes sobre la crisis del COVID-19 se extienden rápidamente en WhatsApp, Facebook y otras redes sociales. Computer Hoy te explica por qué es peligroso y qué puedes hacer para detener las noticias falsas.

¿Cuál es la fuente?

Sea un mensaje en cadena o un archivo de audio, la fuente de la información suele ser vaga, aunque los autores dicen que viene ‘de una fuente fiable’ o afirman haberlo recibido de organizaciones conocidas. Por lo tanto, es casi imposible evaluar rápidamente si el contenido es verdadero. No importa si “Mañana cerrarán todos los Mercadona”, “La orina de vaca ayuda contra el virus” o “Quien pueda aguantar la respiración durante diez segundos es porque no está infectado”: muchos comparten esas noticias falsas sin comprobar por sí mismos si hay algo de verdad en ellas.

La Policía y otras instituciones están desmintiendo bulos constantemente.

Además, si los mensajes provienen de familiares o amigos, los destinatarios califican el contenido como creíble, como confirman los estudios. Por eso reenvían los mensajes ellos mismos, normalmente con las mejores intenciones: proteger a los seres queridos.

Pero esto rápidamente lleva al pánico, especialmente en una situación como la crisis del coronavirus. Un bulo puede agravar una situación ya tensa y, en el peor de los casos, conducir a peligrosos errores de juicio o reacciones sin sentido. Los estantes de algunos supermercados vacíos de papel higiénico o harina hablan por sí solos.

Confírmalo antes

La buena noticia es que, al igual que con el coronavirus, todos podemos hacer algo para que las cosas no se salgan de control. Si recibes un mensaje alarmante, no lo transmitas inmediatamente.

Pregúntate primero: ¿De dónde vienen las noticias? ¿No está clara la fuente o nombra una empresa, investigador o institución? Si es el caso, comprueba si la información aparece en su sitio web. Si no se menciona ninguna fuente, busca información sobre el tema en cuestión, por ejemplo, en los sitios web de las autoridades públicas, los ministerios y los medios de comunicación o en sus cuentas de medios sociales en Twitter. ¿Crees que una noticia importante solamente se propagaría a través de WhatsApp?

La nueva tecnología 5G ha sido el disparador del coronavirus: se infectan quienes viven cerca de las antenas
Bulo enviado a través de un mensaje de audio

Además, cuando repliques un mensaje de Twitter u otras redes sociales, comprueba que se trata de un perfil oficial de la respectiva autoridad, institución o persona: lo reconocerás por la marca azul justo después del nombre. Esta pandemia se combate también con información precisa y fiable. Y en eso, nosotros somos responsables.

Read full issue

Computer Hoy - 563

Ver la revista

563