NOVEDADES EN LA ÚLTIMA MILLA
La instantaneidad e impaciencia del consumidor ha obligado a las empresas a encontrar soluciones que se adapten a las nuevas “necesidades” del cliente:

Los puntos de conveniencia. “En DHL Parcel Iberia apostamos por los puntos de servicio. Contamos con la red de ServicePoint más amplia de toda la Península. Más de 3.600 puntos distribuidos de tal forma que los destinatarios disponen de un punto de recogida para sus compras online a menos de 10 minutos de su domicilio. Elegir esta forma de entrega contribuye a la reducción de la huella de carbono, ya que nos asegura una entrega de éxito en el primer intento de reparto. Las personas que usan el comercio online están cada vez más interesadas en recoger su envío de una forma independiente”.

Entregas desde tienda. “En DHL Parcel Iberia vemos la entrega inmediata como un servicio de valor añadido, que tiene especial sentido para determinadas categorías de productos (por ejemplo: alimentación) y en determinados contextos (por ejemplo: envíos muy urgentes). Sin embargo, las entregas inmediatas suponen una gran complejidad logística, porque exigen proximidad del stock al consumidor y crear rutas de reparto con uno o muy pocos paquetes. Es un modelo complicado para un emprendedor, por sus mayores costes. Sin embargo, sí puede ser un modelo más fácil de implementar para cadenas de tiendas con un stock deslocalizado. Las entregas desde tienda (“ship from store”) son, sin duda, una de las tendencias del ecommerce para el futuro, que podrían facilitar la implementación del modelo”, insiste Pastrana.

Buzones y taquillas inteligentes. Los repartidores y los usuarios pueden acceder a través de un código para depositar/recoger la mercancía. Es posible encontrarlas en estaciones, terminales de autobuses, oficinas de correos, pero empiezan a surgir modelos que apuestan por estas opciones para las comunidades de vecinos.

Minihubs. “Cada vez tenemos que ser más conscientes de la reducción de la huella ecológica en la última milla. Ecología, sostenibilidad y responsabilidad social son términos que van de la mano con el concepto “verde”. Ello implica un mejor posicionamiento en el mercado y una mejor imagen de marca. Además, comporta también una serie de ahorros y costes. Por ejemplo, podemos instalar pequeños almacenes en los que se depositará toda la mercancía que se va a entregar en un área. Desde esos minihubs se puede realizar el reparto a cada cliente en moto eléctrica”, explica Pugès.

Read full issue

Emprendedores - Abril 2020

Ver la revista

Abril 2020