El fin del inicio
Guionista de Life Aquatic y autor de filmes como Frances Ha, el cineasta neoyorquino Noah Baumbach se apoya con Adam Driver y Scarlett Johansson para tocar fibras muy sensibles en Marriage Story.
(Fotos: Cortesía.)

Recién revisamos los avances del nuevo filme Marriage Story, con canciones como “I’ve Been Loving You Too Long” de fondo, y podríamos pensar en no verla por las afectaciones emocionales que pronostica. ¡Sin embargo, son Adam Driver y Scarlett Johansson! Y los dos se encuentran en algo que los llevará de la felicidad al desasosiego, pero sobre todo están dentro de una trama que parece totalmente impregnada de la cruda realidad.

“Deseaba construir otro punto de vista del divorcio, una propuesta más generosa. Quería encontrar la historia de amor en la ruptura. El matrimonio, por supuesto, también continúa en el divorcio: estás casado todo el tiempo de ese proceso. Y cuando hay un niño de por medio, continúa en cierto sentido, incluso después de la separación”, detalla el realizador estadounidense.

Ese cambio de foco para hablar sobre el divorcio parece haberle funcionado. “Baumbach se reafirma como uno de los principales cineastas humanistas de esta generación”, publicó The Warp sobre este filme, solamente como un ejemplo de los varios comentarios que han inclinado el peso de la crítica especializada hacia el lado positivo.

Influenciado por la diplomacia que puede surgir en medio de las enemistades, como lo presentó Jean Renoir en La gran ilusión, y las relaciones rotas que mostraron Kramer vs. Kramer y Persona, el cineasta comienza su historia cuando Nicole (Scarlett Johansson) y Charlie (Adam Driver) recitan una lista de lo que aman y admiran el uno del otro. No es propiamente una declaración de amor, sino parte de una sesión de terapia de pareja. Pero lo que para ellos, como dualidad y como individuos, está por llegar.

“Nicole y Charlie tratan de comenzar una nueva vida, pero es cada vez más difícil porque todo los arrastra hacia atrás. Se están divorciando para avanzar, pero el tema del divorcio es el pasado, el matrimonio”, cuenta Baumbach. “La película también trata sobre la identidad. Los protagonistas exploran cómo solemos definirnos a nosotros mismos en relación del otro. A Charlie y a Nicole los definió su matrimonio y su familia unida, y sin eso ellos se encuentran buscando sus nuevas identidades”.

Si repeles el drama, descuida, que el cineasta y guionista aligera esa carga emocional al agregar tintes de otros géneros: Marriage Story e s t ambién “un thriller, una romcom y una comedia disparatada, incluso un musical”, afirma el director. Con eso asegura anclarte a su historia y hacerte sentir reconfortante, aunque hayas amado a alguien durante mucho tiempo.

Read full issue

Esquire México - DICIEMBRE 2019 - ENERO 2020

Ver la revista

DICIEMBRE 2019 - ENERO 2020