Rankin, una mirada única
Al hilo de LA GRAN RETROSPECTIVA que mantiene abierta en Milán, hablamos con el fotógrafo británico del lado oscuro de las redes sociales, de su opinión sobre el Brexit ('spoiler': le espanta) o de qué le parecería que 007 fuera mujer. Y de sus fotones, claro.

En el estudio de Rankin, ubicado en su propio edificio de cuatro plantas en Kentish Town, al norte de Londres, hay un fotomatón customi-zado en el que cualquiera puede hacerse una foto. Pero cuando traspasas la cortina y te sientas dentro, el Rankomat, que así se llama, te pide que no pongas "tu típica cara de selfie". Aunque anecdótico, el dato es fiel reflejo de la actitud con la que este fotógrafo –aunque ése es sólo uno de sus muchos sombreros– aborda el retrato: buscando ese algo único en cada persona con el que lograr que una foto trascienda. "Como fotógrafo quieres capturar el momento, pero también que esas imágenes continúen siendo relevantes después. La obra de Richard Avedon, de David Bailey o de Irving Penn en los 60 tiene esa cualidad. Han pasado muchas cosas en estos 30 años de carrera, pero poder mirar mi trabajo y decir: 'Sí, esa foto aún tiene sentido, conserva un destello de algo significativo', sigue siendo importante para mí", nos explica.

En los últimos meses, Rankin le ha dado muchas vueltas a su archivo de imágenes. Tenía que hacerlo para elegir las que conforman Rankin. From Portraiture to Fashion, la retrospectiva que la galería 29 Arts in Progress de Milán acoge desde ya hasta finales de febrero. Pero, en la línea de ese selfie distinto que él nos pedía, ésta no será una muestra al uso; cada día se cambiará una de las fotos, de manera que, si algún fan acérrimo visitara la galería a diario, siempre encontraría algo nuevo: "Será como tener una exposición distinta cada mes. Mi trabajo es bastante diverso, porque hago retrato, moda y fotografía artística, y me apetecía mostrar todas mis facetas". Lo dice sin vanidad, pero sin falsa modestia: "Elegí la fotografía comercial porque la audiencia es mucho mayor y podía lograr más impacto. He utilizado la moda, el retrato o la belleza para cuestionarme cosas que me interesaban, y también creo que se puede mejorar el mundo a través de la comunicación positiva. Pero, sencillamente, a veces tengo que pagar las facturas. Recuerdo que alguien me criticó una vez por unas fotos para una charity de perros, y me preguntaban qué significado tenían. Y yo como: 'Por favor, dadme un respiro, sólo estoy intentando salvar unos cuantos perros".

UNA VIDA LIGADA A LA IMAGEN

John Rankin Waddell nació en 1966 en Glasgow, en una familia "muy working class". Iba para contable hasta que descubrió la fotografía con 19 años, y se tiró a ella de cabeza. En el London College of Printing conoció a Jefferson Hack y, con la inconsciencia de los veintipocos, juntos lanzaron en 1991 la icónica revista Dazed & Confused, la biblia indie de la cultura juvenil de los 90, y reclutaron como directora de moda a Katie Grand (hoy, una superestrella en la industria; entonces, apenas una cría). Pero el showbiz ha cambiado mucho desde los tiempos en los que un día conocías a Jarvis Cocker por casualidad y, al siguiente, estabas fotografiando la portada de un disco de Pulp. "No hay duda de que las celebrities tienen mucho más valor financiero ahora. Yo siempre he creído en trabajar con la gente; mi enfoque ha sido desde el princi- pio muy colaborativo y directo. Pero ahora todo está mucho más desequilibrado, porque ellos tienen mucho poder y, cuando una de las dos partes tiene más poder que la otra, el proceso se vuelve menos creativo. Sería mucho más interesante si hubiera un poco más de honestidad; pero cuando miras a la gente que es realmente famosa hoy…". Sí, se refiere a Kardashians & Cía. "Están tan influidos por el número de corazoncitos o de comentarios que consiguen en las redes sociales… La gente puede hacer con su vida lo que quiera, pero yo lo veo y pienso: 'Qué desperdicio absoluto de creatividad y potencial. Tienes 80, 90, 100 millones de personas que te siguen, te admiran, para quienes eres casi como un héroe, y lo que haces es mostrar esta perspectiva superficial de ti mismo'. Me parece una pena".

1995 Jude [Law] y Ronald [McDonald].

Su trayectoria como editor de revistas no acabó, ni mucho menos, con Dazed & Confused. Rankin también está detrás de AnOther y AnOther Man, de Rank, y de la plataforma Hunger. Además, ha publicado más de 40 libros, ha colaborado con infinidad de cabeceras, ha disparado campañas rompedoras (¿recuerdan Real Beauty, de Dove? Pues es suya), ha fundado una agencia creativa y ha dirigido videoclips como el de Adore You, de Miley Cyrus. Como retratista, los ha conseguido a todos. Ha tenido frente a su objetivo –y muchas veces, porque son dos de sus musas– a Kate Moss y a Heidi Klum. También a Madonna y a David Bowie. A Jared Leto y a Jude Law. Hasta la reina de Inglaterra ha posado para él y, cuando Rankin le pidió que sonriera, ella, que tenía el día magnánimo, lo hizo. A Tony Blair lo retrató en 2003, justo después de la invasión de Irak, pero de Boris Johnson, mejor ni hablamos: "Me avergüenza lo que está pasando en mi país, es deprimente, y quiero disculparme en nombre de todos los británicos". Tiene sus teorías sobre las tensiones políticas de nuestra época: "Creo que todo esto es una cámara de eco; es básicamente propaganda, publicidad dirigida. Lo que ha pasado con el Brexit es que han identificado a tres millones de personas que no votaban –gente en la periferia de la sociedad, en los extremos– y han hecho que voten. Pero ésa no es la manera democrática de hacer las cosas; la democracia está bajo asedio por culpa de los datos, y tenemos que recuperarla. En fin, no me tires de la lengua…". Rankin confía en los jóvenes para revertir las tinieblas de la era Brexit: "Creo que la Generación Z va a cambiar el mundo y a producir una dinámica totalmente distinta. Veo creativos de esa generación que además son muy emprendedores, me recuerda a los años 90".

1994 Milla Jovovich.

Él también quiere formar parte del cambio, y no es algo nuevo: "Llevo años hablando de temas que, con suerte, ya están empezando a mejorar: la igualdad, la diversidad…". Hace un año publicó el libro Portrait Positive, protagonizado por mujeres con desfiguraciones físicas, y también ha puesto su cámara al servicio de varias causas sociales y humanitarias: de la contaminación del océano a la violencia de género. De hecho, lo primero que se lee al entrar en su web es la frase 'Queremos cambiar el mundo'. "Suena un poco infantil, ¿no? Una persona de mi equipo lo odia, dice que es como de concurso de belleza. Mi planteamiento es que, dado el estado actual de las cosas, en el que puedes tener un presidente que miente a diario a los ciudadanos, hay que traer la ética de vuelta al proceso".

EL ARTISTA Y LA PERSONA

Pero Rankin –que desde 2009 está casado con la modelo Tuuli y tiene un hijo de 23 años de una relación anterior–, no siempre ha sido tan paz y amor. Durante un tiempo, su fama de arrogante le precedía y él mismo ha admitido que era "un poco imbécil". ¿Qué le hizo querer ser mejor persona? "No considero que fuera mala persona, sólo un poco inmaduro. Vengo de un entorno sin raíces artísticas. Cuando llegué a la universidad era como un folio en blanco, y lo poco que sabía de fotografía o de ser artista lo había sacado de la tele o del cine. Así que pensaba que lo sabía todo y en realidad no sabía nada. Pero eso tuvo su lado bueno, porque hizo mi trabajo muy singular; no me daba miedo experimentar porque no tenía ningún prejuicio. No saber nada y a la vez ser muy dogmático era una combinación muy mala como individuo, pero creo que benefició mis fotografías".

2003 Ewan McGregor.

Su última gran cruzada es contra el reverso tenebroso de las redes sociales. "Es importante no decir que son algo terrible, porque no es así; han traído cosas muy positivas", apunta, en referencia a su rol como catalizador del activismo. "Pero si hace 12 años le hubieras dicho a alguien que iba a llevar encima un aparato que permitiera a cualquier organización seguirte por todo el mundo, saber a quién has visto o qué has comprado, todos habríamos contestado: 'Ni de coña'. Pues eso es lo que tenemos en el bolsillo, y a mí me asusta porque viola nuestra libre voluntad, manipula nuestra capacidad de tomar decisiones e invade nuestra privacidad". En otra entrevista llegó a comparar Instagram con la cocaína, y hoy no se desdice: "Pienso que la forma en la que está diseñado es adictiva. Creo que Vero sí trata más sobre la comunidad y menos sobre los likes, y TikTok la veo más creativa y humorística. Pero la mayoría de las redes lo que quieren es mantenerte online, es casi como el juego. Lo veo muy peligroso y lo único que digo es: '¿podemos hablar del tema?".

En su opinión, prohibir el retoque digital en revistas y campañas, como han propuesto algunos activistas del movimiento Body Positive, es como intentar ponerle puertas al campo: "El retoque que antes se hacía en los medios o la publicidad hoy lo tiene cualquier niño de 12 años en una app en su teléfono; ya no puedes controlarlo. Lo que creo es que hay que empezar a hacer fascinante lo auténtico". Y se arranca a una tormenta de ideas: "A lo mejor se podría crear un algoritmo que te diga si una imagen ha sido o no alterada. O podrían desactivar los likes, o el número de seguidores, o impedir el anonimato… Pero lo que realmente transforma la industria de la moda y la belleza son los consumidores. Cuando ellos reclamen realidad, se les dará realidad".

Y hablando de cambios de paradigma… ¿Qué piensa él, que se encargó del arte visual de la película Spectre, del rumor que dice que la actriz Lashana Lynch relevará a Daniel Craig como 007? "Digamos que estoy en un 50/50. Creo que Daniel es un gran Bond, él aportó mucho al personaje; pero, a la vez, todo lo que desafíe ideas preconcebidas y cuestione los roles convencionales de género es positivo. Hay que hacer cosas que agiten un poco el mundo".

Read full issue

GQ España - Enero 2020

Ver la revista

Enero 2020