Práctica PRODIGIOSA
El yoga, como tradición milenaria –y quizás para muchos milagrosa–, promueve una serie de beneficios para la mente y el cuerpo que mejoran nuestro bienestar general, rutina diaria y favorece al amor propio.
(FOTOS: GETTY IMAGES.)

Desde su origen oriental, la popularidad de esta disciplina, ha sido una constante durante las últimas décadas. Si bien, su demanda ha aumentado en el plano médico y comercial en los recientes 20 años, los beneficios que esta práctica trae en nuestra fisionomía y salud mental pueden aún quedar desapercibidos para una gran mayoría ajena a la esfera yogui. Investigamos, con la ayuda de expertos, sobre sus efectos positivos, hallando que algunos de éstos varían en función y modalidad. Por ejemplo, está demostrado que sus variedades más enfocadas hacia la meditación facilitan una mejoría en los trastornos de ansiedad, un mejor estado de ánimo, atención y concentración. Mientras que un modo físico, se encargará de regular la actividad cardiovascular, masa muscular, mejorar la calidad de sueño, equilibrar el sistema nervioso, entre muchas otras, lo que la convierte en una actividad muy completa. Para ello, también es importante considerar que existen diferentes clases y niveles de yoga, adecuados para todo tipos de cuerpos y necesidades. La experta en esta rama y autora del libro Yoga para mi bienestar, Xuan Lan Yoga, nos habló acerca de la importancia sobre saber elegir el tipo de yoga ideal para una. Asimismo, lo mejor es acercarse al centro de nuestra elección y escoger uno que cumpla con los intereses que mejor se amolden a nuestra rutina. Desde los más apegados a una tradición y origen en India hasta los más actuales, que surgen del hemisferio occidental. Los estilos más conocidos, tales como el hatha, vinyasa, ashtanga y kundalini, promueven un bienestar incluso para las agendas más apretadas. Tan sólo 20 minutos de práctica al día, son necesarios para comenzar a notar un gran cambio en tu estilo de vida.

BIENESTAR FÍSICO

Las posturas del yoga están hechas para purificar nuestro cuerpo, ya sea de comida, malas posturas o poco saludables. Para Andrea Borbolla, directora de Mukta Yoga, “El yoga revierte los procesos posturales y de forma directa aclara la mente, pensamientos y emociones. Por lo que nos hace más conscientes de nuestra alimentación y todos los estímulos externos que decidimos tener en nuestra vida. Nos hace más presentes de lo que necesitamos físicamente”. Por ello, saber elegir sabiamente nuestra nutrición y estilo de vida como resultado de esta disciplina es un aliciente que nos permite llevar una existencia más saludable y natural. Consumir alimentos y suplementos como los ácidos omega 3, magnesio y coenzima Q10 son cómplices benéficos para nuestro rendimiento. Está demostrado que el yoga, mindfulness y prácticas semejantes, como psicoterapia, mejoran los niveles de dopa-mina, serotonina, hormonas, endorfinas y oxitocina en el organismo, mientras que los medicamentos se emplean para sustituir cosas muy específicas, y estos hábitos ayudan a acrecentar los tratamientos. Por lo que cabe hacer mención de lo importante que es desestigmatizar el uso de suplementos vitanímicos para mejorar nuestra salud física o mental.

SALUD MENTAL

Siguiendo una continuación de un tema que ha cobrado voz recientemente, de acuerdo con el reconocido neuropsiquiatra Edilberto Peña, director de CISNE México, Centro de Investigaciones del Sistema Nervioso, está comprobada la relación y efectos del yoga sobre la salud mental. Se ha demostrado que al practicarlo, el ritmo de ondas cerebrales entre los lóbulos frontales y temporales se armoniza, disminuyendo los casos de ansiedad y depresión. Sin embargo, es oportuno recalcar que la yogaterapia no debe sustituir a ningún tratamiento médico ni a la ayuda psicológica, mas sí podría funcionar en algunos casos como preventivo: “El yoga puede ayudar a tomar más autoconciencia de los síntomas somatizados, y así crear menos dependencia hacia los fármacos o hábitos autodestructivos. Hay una mejor relación y entendimiento hacia el propio cuerpo y salud”.

Como un escape del estrés, Xuan Lan Yoga recomienda ampliamente realizar esta práctica. “El yoga es una disciplina y estilo de vida que contiene valores filosóficos que nos mantienen en equilibrio en nuestras vidas, generando una mayor resiliencia a la frustración”. Por ello recomienda probar con el loving kindness, un tipo de meditación, el cual permite crear un amor incondicional hacia una y nuestro entorno. “Esta disciplina te ayuda a crear una mejor versión de ti misma’’, termina por añadir. Para las crisis existenciales, Rocío Molina, coach en Mukta Yoga, nos comparte: “Es un deporte, a diferencia de otros, en el cual no hay un espíritu competitivo. Es una práctica que te permite entrar en comunión con los demás y contigo mismo. Encontrar una misión de vida”. Así que si buscabas cualquier señal para abandonar un poco la zona de confort, recomendamos utilizar como excusa al mes del amor para invertirlo en ti.

Read full issue

Marie Claire México - FEBRERO 2020

Ver la revista

FEBRERO 2020