LA FIESTA DE SAN PATRICIO
El 17 de marzo se recuerda al patrón de Irlanda con una celebración que empezó siendo solo religiosa y ahora es una fiesta globalizada.

El barrio de Temple Bar en Dublín celebra un multitudinario St. Patrick.

(SHUTTERSTOCK)

Dublín acoge desde 1903 la celebración más importante en Irlanda dedicada al santo patrón de la isla. Durante 5 días las calles y bares de esta ciudad marcada por la literatura se llenan de diversión y de música, cerveza y gastronomía. La peatonal Grafton Street y el barrio de Temple Bar, la zona con más pubs históricos, son los focos principales, mientras que los más devotos acuden a la catedral dublinesa de Saint Patrick, erigida donde se dice que en el año 450 el santo bautizó a cientos de conversos.

A san Patricio, nacido en el siglo IV en una aldea de la Britania romana, se le atribuye la cristianización de Irlanda. Una tradición arraigada es subir al Croagh Patrick, el monte de Connemara adonde el monje se retiró y pasó 40 días de ayuno y oración. La montaña congrega en la actualidad a un millón de peregrinos al año.

Hoy los iconos de la fiesta tienen poco que ver con el eremita. Las calles se llenan de tréboles, símbolo del movimiento independentista irlandés en sus orígenes; de duendes verdes que, según la leyenda, los druidas enviaron para expulsar a san Patricio; y por supuesto de pintas de cerveza.

Los primeros irlandeses que emigraron a Norteamérica en el siglo XVIII llevaron consigo la celebración del Saint Patrick's Day. Boston se atribuye el primer desfile en 1737, seguido de Nueva York en 1762, cuyo pasacalles en la Quinta Avenida es hoy el más multitudinario. La fiesta ganó aún más peso en los Estados Unidos con la oleada migratoria causada por la hambruna en Irlanda en el siglo XIX.

Read full issue

Viajes NG - Marzo 2020

Ver la revista

Marzo 2020