DIY Vibras de Spa
“¡Qué bonito baño!”. Generalmente escuchas eso de un restaurante o un hotel, pero ¿por qué no oír ese cumplido en tu casa? “Tus momentos en el tocador son para consentirte”, dice Ann Stillman O’Leary, fundadora de Evergreen House Interiors. “Conviértelo en tu santuario para sentirte relajada todo el día”.
(LIZZIE ORME)

HAZLO MONOCROMÁTICO

“Los colores muy contrastantes tienden a ser discordantes”, dice O’Leary, ya que generan tensión visual. Así que quédate con una sola paleta de colores, idealmente una que sea neutra para mayor calma (piensa en beige, verde oliva, gris, etc). Estos tonos aplican para la cortina de la regadera, el tapete del baño, el tapiz de la pared y la pintura –todo tiene que combinar de alguna forma con el piso. Si estás en busca de algo más colorido (lo cual es válido), agrega ese toque de color con algunas flores o toallas de mano. Menos es más en esta situación.

ENFÓCATE EN LOS SENTIDOS

Cuando tus sentidos están en la misma vibración, sentirte relajada y rejuvenecida es más sencillo. Para el olfato, intenta abrir frascos de sales para baño, velas y difusores con aromas tipo bosque. Para la vista, instala luces cálidas a la altura de la cabeza, para que ese brillo sea más suave y favorecedor. Para el tacto, invierte en un piso (o tapete) con calefacción para un ambiente más hogareño. Para el oído (como un extra), pon un poco de música de spa. ¿Y el gusto? Ese puedes saltártelo.

ESCONDE TODO

Ya sabes que el desorden crea caos (sí, ¡te amamos Marie Kondo!). En el baño, “nada funcional es lindo a la vista, así que esconde todo lo que puedas”, aconseja O’Leary. Eso significa que pases el jabón de manos a un dispensador bonito y pon todo lo que ocupas para desmaquillarte (algodón, cotonetes y pasadores) en frascos dentro de tus gabinetes. “Los envases evitan que las cosas se ensucien”, puntualiza O’Leary. Además, así puedes agregar un toque visual diferente a tu baño.

AÑADE ACENTOS

La madera, el latón y el vidrio le dan un aspecto más elegante, de manera sutil, a los baños. “La madera te recuerda a la naturaleza, así que tiene un efecto de calma”, dice O’Leary. Para aumentar este efecto, agrega algunos spots verdes en lugares notorios (junto al lavabo, en vez de atrás del escusado). Compra una planta que resista, como un lazo de amor o un montón de plantas pequeñas que sean de sombra y florezcan en ambientes húmedos. ¿Quieres textura? Un espejo o un cuadro tallado podrían funcionar.

Read full issue

Women's Health México - JUNIO 2020

Ver la revista

JUNIO 2020