menu
close
search
EXPLORARMI BIBLIOTECAREVISTAS
CATEGORÍAS
DESTACADOS
EXPLORARMI BIBLIOTECA
searchclose
shopping_cart_outlined
exit_to_app
category_outlined / Ciencia
Muy Interesante MéxicoMuy Interesante México

Muy Interesante México Especial Crimen AGOSTO 2019

En ella se incluyen artículos de ciencia, tecnología, astronomía, física, historia, informática, biología, curiosidades. Cuenta con información actual de fuentes confiables que proporcionan al lector datos veraces sobre el acontecer del mundo en que vivimos.

País:
Mexico
Idioma:
Spanish
Editor:
Editorial Televisa SA de CV
Leer Máskeyboard_arrow_down
ESPECIAL: Obtén 40% de DTO. con el código: BLACK40
SUSCRIBIRSE
USD15.99
12 Números

EN ESTE NÚMERO

access_time18 min.
el asesino del zodiaco

Los periódicos británicos jugaron un importante papel en la invención del asesino en serie como una criatura de pesadilla casi mitológica. En 1888 el desalmado que descuartizaba prostitutas del East End londinense fue ingeniosamente denominado “Jack el Destripador”. Durante aquel otoño atroz, la prensa recibió una serie de cartas y postales supuestamente del maniaco. Cuando los asesinatos se hicieron más horripilantes, editores y periodistas emprendieron una verdadera tormenta mediática. El desconocido homicida acechaba las calles con sigilo fantasmal, y no dejaba de desconcertar a Scotland Yard con su talento para escabullirse y el tremendo salvajismo de sus actos. Para los agentes policiacos, la prensa y los ciudadanos aterrorizados de Whitechapel, se trataba de un nuevo tipo de loco: un asesino sin un motivo identificable. Mataba por diversión, tal como afirmaba…

access_time2 min.
sospechoso número uno

Arthur Leigh Allen (1933-1992) pasó a formar parte de la historia del “Zodiaco” cuando su amigo y excompañero de escuela Don Cheney lo denunció a la policía. Aparte de que todos los que lo conocían coincidían en que Allen era un hombre lleno de rabia al que le encantaba despotricar contra la autoridad y la sociedad, Cheney estaba enojado después de haber salido con él el día de Año Nuevo de 1969. Según Cheney, bajo el pretexto de que iba a escribir una novela, le describió la forma de cometer una serie de asesinatos y le dijo que usaría el símbolo del zodiaco como tarjeta de visita. Supuestamente, pegaría una linterna con cinta adhesiva a una escopeta para poder apuntar bien y atinar en la oscuridad. A Cheney también le…

access_time2 min.
cartas de un asesino

El “Zodiaco” fue famoso por enviar cartas a la prensa y a la policía. El 1 de agosto de 1969, tres misivas escritas por la misma mano fueron mandadas al Vallejo Times-Herald, al San Francisco Chronicle y al San Francisco Examiner. El autor exigía que estos periódicos imprimieran un criptograma de tres partes en sus portadas. Combinadas y resueltas, revelarían la identidad del asesino y permitirían que la policía lo atrapara. El asesino dijo a los editores que, si no hacían lo que pedía, las consecuencias serían terribles: más personas morirían. Aunque los equipos de redacción debatieron sobre si el criptograma y las cartas eran o no un engaño, consintieron y lo publicaron. A pesar de la vacilación inicial, la matanza no se produjo. The Chronicle incluyó citas del jefe de…

access_time1 min.
el juego más peligroso

En el criptograma de tres partes enviado a los tres periódicos, el “Zodiaco” usó la curiosa frase “el hombre es el animal más peligroso de todos” (aunque animal y peligroso estaban mal escritos –dangeroue por dangerous y anamal por animal–). Robert Graysmith había escuchado la frase antes y se dio cuenta de que procedía de una vieja película. Se preguntó si el asesino era un fanático del cine y si parte del mensaje era una referencia al filme de 1932 El malvado Zaroff, dirigido por Ernest B. Schoedsack. ¿Revelaría esto las razones del asesino para su matanza? La película de bajo presupuesto de RKO Pictures se basaba en un cuento de 1924 de Richard Connell, y fue protagonizada por Joel McCrea y la estrella de King Kong Fay Wray. Es la…

access_time9 min.
cianuro sin compasión

La puerta del baño se cerró de golpe y, poco después, Dennis Kellerman oyó un ruido sordo, como si algo hubiera caído. Le gritó a su hija de 12 años, que padecía un resfriado: “Mary, ¿estás bien?”. No hubo respuesta; tal vez no lo había oído. Eran las 6:30 de la mañana del 29 de septiembre de 1982. Dennis se acercó y abrió la puerta. Allí, inconsciente en el suelo, estaba la niña, todavía en pijama. Dennis llamó a emergencias, y los paramédicos intentaron reanimar a Mary. Pero nada funcionaba. Los médicos del hospital Alexian Brothers, en Elk Grove Village, Illinois, tampoco lo entendían. A las 9:56, Mary fue declarada muerta. Un catarro común y dos analgésicos sin receta no podían resultar tan fatales, ¿o sí? MÁS MUERTES EXTRAÑAS A 16 kilómetros, en…

access_time1 min.
¡culpable!… de extorsión

Al principio de la investigación quedó claro que el cianuro no había sido puesto en los frascos de Tylenol durante la producción o la distribución. La idea inicial era que algún empleado descontento hubiera adulterado las píldoras. Descartado este supuesto, se hizo evidente que la forma de operar del responsable era aún más escalofriante. Antes de que existieran los sellos de aluminio y el envasado a prueba de manipulaciones, los frascos de pastillas eran rellenados con un sencillo trozo de algodón. El asesino habría elegido al azar frascos en distintas tiendas de Chicago y sus suburbios, envenenó las cápsulas, reemplazó las botellas en los estantes y esperó a que el caos se desatara. En aquellos años, la videovigilancia no estaba generalizada, por lo que el homicida no pudo ser registrado en…

help