Ciencia
Muy Interesante México

Muy Interesante México La apasionante ciencia de los dinosaurios

En ella se incluyen artículos de ciencia, tecnología, astronomía, física, historia, informática, biología, curiosidades. Cuenta con información actual de fuentes confiables que proporcionan al lector datos veraces sobre el acontecer del mundo en que vivimos.

País:
Mexico
Idioma:
Spanish
Editor:
Editorial Televisa SA de CV
Periodicidad:
Monthly
Leer Más
ESPECIAL: ¡Suscríbete y obtén 1 año de números anteriores GRATIS! Los números gratuitos se entregarán 72 horas después de la compra.
SUSCRIBIRSE
USD15.99
12 Números

en este número

1 min.
criaturas que te apasionan

Reconstruir la historia de la vida en tiempos pasados, mucho antes de que la naturaleza tuviera entre sus planes la creación del ser humano, es una aventura emocionante, no sólo por las evidencias que los científicos van encontrando, sino también por la manera en que ocurren los hallazgos. El origen, evolución y ocaso de los dinosaurios, que durante más de 130 millones de años dominaron el planeta por tierra, mar y aire, es un ejemplo de esta hazaña investigadora. En este especial dedicado a aquellos lagartos terribles, el paleoilustrador José Antonio Peñas profundiza tanto en los descubrimientos paleontológicos como en las personas que los realizaron, en la forma que los interpretaron y en cómo ha variado a lo largo de los siglos nuestra visión de aquellas criaturas gracias a la…

3 min.
la metamorfosis de los saurios

Debido a la familiaridad que tenemos con las criaturas del Mesozoico o Era Secundaria, puede resultar sorprendente saber que las cuatro imágenes que vemos en estas páginas representan al mismo animal, el iguanodonte, uno de los primeros dinosaurios descubiertos. Podríamos pensar que las diferencias de estas reconstrucciones con las actuales se deben a que entonces no había suficiente información. Sin embargo, en 1882, tras el hallazgo de decenas de esqueletos completos y articulados en Bernissart (Bélgica), los datos eran exhaustivos. Del mismo modo podríamos creer que el problema reside en la calidad de los propios autores, pero el checo Zdenek Burian está considerado como uno de los mejores ilustradores del siglo XX, mientras que Benjamin Waterhouse era uno de los artistas de mayor prestigio de Gran Bretaña en el XIX.…

3 min.
la guerra de los huesos

La paleontología tiene padres muy ilustres y controvertidos, empezando por el naturalista francés que dio forma al concepto de la extinción, el gran George Cuvier (1). Era capaz, según los cronistas de la época, de reconstruir un ser vivo a partir de un trozo de hueso y, aun así, el mayor científico de Europa no supo identificar los restos que le envió el joven médico británico Gideon Mantell (2), perdiendo así la gloria de describir al primer dinosaurio; aunque en realidad el Iguanodon no era el primero visto por un naturalista, pues el reverendo William Buckland (3) bautizó al Megalosaurus en 1824, un año antes de que Mantell anunciara su descubrimiento. El caso es que no fue hasta años después, en 1842, cuando Richard Owen (4), el más eminente anatomista…

1 min.
la bestia de maastricht

Cuando el ejército francés asedió Maastricht (Países Bajos) en 1794, tenían órdenes de obtener un botín muy especial, por encargo del naturalista George Cuvier: un impresionante cráneo con dientes como cuchillos encontrado en 1764. Al principio fue descrito como una ballena, pero cuando Cuvier pudo examinarlo comprobó que era de un reptil emparentado con los varanos modernos. Así, el Mosasaurus (“lagarto del río Mosa”) fue la primera pista sobre un remoto pasado dominado por reptiles de formas y tamaños inverosímiles. Georgiasaurus—la presa de la imagen—es uno de los últimos plesiosaurios conocidos: mientras que los ictiosaurios—también acuáticos—casi habían desaparecido, los plesiosaurios lograron sobrevivir hasta la gran extinción.…

1 min.
ni escroto ni cuadrúpedo

Luego de estudiar una mandíbula hallada en Stonesfield, en el centro de Inglaterra, William Buckland describió a su dueño como un enorme lagarto depredador y lo bautizó, con escasa imaginación, Megalosaurus (“lagarto grande”). Lo que el reverendo ignoraba es que un fragmento de fémur del mismo animal había sido descrito en 1676, por lo que, según las normas de la nomenclatura, ya tenía nombre: Scrotum humanum, dada la similitud del fósil con unos testículos. No es que la interpretación del megalosaurio fuera mucho más acertada, pues Richard Owen dedujo que era una especie de lagarto-oso cuadrúpedo, y así fue reconstruido hasta que se supo que los dinosaurios carnívoros eran bípedos.…

1 min.
la criatura del crystal palace

Los restos del Hylaeosaurus (“reptil del bosque”) le plantearon dificultades a Gideon Mantell, sobre todo por la disposición de sus enormes espinas defensivas. Hoy reconocemos a este animal como un nodosaurio—y se le reconstruye sobre la base de su afinidad con ese grupo de dinosaurios acorazados—, pero cuando se decidió esculpirlo para la Gran Exposición londinense en el Crystal Palace (1851), el artista Benjamin Waterhouse lo recreó como una gigantesca iguana por ser la única referencia que conocía de un reptil con espinas. Aunque la estructura del edificio se destruyó por un incendio, los jardines permanecen abiertos y aún podemos admirar sus estatuas de cemento, excelente reflejo de cómo pensaban entonces.…